jueves, 25 de septiembre de 2008

Mi propio retrato

Estaba repasando mis trabajos de Septiembre del año pasado y he tenido una revelación.
Si ademas de mirar los retratos, alguien se ha tomado la molestia de leer los comentarios de este blog, se dará cuenta, como yo acabo de darme cuenta, que giro siempre alrededor de mi propio retrato.
Y mi retrato es el de alguien que quiere alcanzar algo que ya tiene.
Mirando mis retratos de Septiembre de 2007 he visto que tengo mejores que los de este año. ¿Que pasó?
No me di cuenta de lo maravilloso que fue el año pasado.
No he valorado mi propio trabajo, ni el sitio que tenía. Me he pasado el verano luchando contra mi mismo.
En mi sitio del año pasado hacía mucho calor pero la luz era buena y tenía espacio. Cambié ese sitio por una sombra... por una sombra.
Mis condiciones de luz este año han sido malas y se nota en los retratos.
Me he dado cuenta hoy de que lo que hago YA! es bueno. No será "Arte Contemporaneo" pero es bueno. Es importante que este invierno siga mejorando y no aparque este asunto como hice el invierno pasado.
Mi retrato es conocido.
Desde el principio de este blog, hablo siempre de algo que está por venir.
Me parece que no estoy tratando esto con el respeto adecuado, el que me merecen todas las personas que han posado y han creído en mi trabajo.
El año pasado ya estaba siendo buen retratista. Se ve que era el único que no se daba cuenta. 
A partir de ahora trabajaré con respeto al momento y al lugar en el que me encuentro y... a ver que pasa.

6 comentarios:

Sil dijo...

No hay mal que por bien no venga...
Por fin te das cuenta de que eres bueno, de todas formas los retratos de este año no son para nada malos , solo que te has tomado la valentía de experimentar en un estilo más contemporáneo cuando al "estilo clásico" te salen a la perfección , tanto en parecido como en técnica.
Disfruta del camino, sin pensar en la finalidad, respecto a llegar hacer algo supremo, ya son una maravilla tus retratos, y estoy segura que ninguna de las personas que se han dejado retratar y han confiado en ti, se arrepentirá jamás de su retrato.
Y el tiempo, el camino sin fin, les hará tomar aún más valor, todo el que tienen desde la primera pincelada.
Y sobretodo no has dejado nunca de estar en tu camino, ese es el espíritu continuo de superación que toma el auténtico artista, y todas esas revelaciones forman parte del camino que de forma natural te ayudarán a seguir evolucionando como pintor y retratista.

No pares.

Pedro Barahona dijo...

Suele pasar lo de ser el último en enterarse de que se es bueno.
Lo mismo pasa con tu lucha por hacer arte contemporaneo, ¡ya lo haces!, todo lo que pintas, hoy, ahora, está influido por lo contemporaneo: el color, los gestos, el ambiente de tus retratos, las caras, la influencia de los anuncios o de los pintores que te gustan, todo lo que haces es contemporaneo, es imposible pintar antiguo a no ser que te lo propongas y aun así no es nada facil.
Olvidate, eres bueno en esto del retrato, sigue haciéndolo que llegarás a ser el Ramón Casas de los 2000 (por supuesto a tu estilo y en el retrato de hoy no en el de la época de Casas).
Tu eres el que crea el arte contemporaneo, si copias a alguien dejas de hacer arte contemporaneo y pasas a hacer arte de fulano o de mengano.
Si te fijas, las caras de Ramón Casas son de principios del XX y las tuyas de principios del XXI, como ves no hay que hacer esfuerzos para ser contemporaneo, es algo que se lleva en la sangre y tu lo llevas.
Espero no haberte aburrido demasiado.
Un saludo.

MK dijo...

...Pues claro que eres bueno , hombre de diós ..!, y desde mucho antes de que bajaras aquella maleta del altillo!!.
Bueno , disfrutalo .. al fin y al cabo te has dado cuenta , y no estás precisamente en la vejez y la decrepitud, que seria terrible haber tardado tanto.
..Uff! y que alivio haberse sacudido lo del "Arte Contemporaneo" de encima.
Lo dicho , disfrutalo.

Anónimo dijo...

He caido aquí por casualidad.
Buscando mi blog, que también se llama seis y cuatro...
me alegra ver que también hay gentes por ahí que buscan la perfección.
Pero no se encuentra tío. No existe. Ni siquiera en Formentera.

Anónimo dijo...

Está en otro lado

Anónimo dijo...

Vaya, pues me gustaría ir.
¿Dónde está?

Seis y cuatro (otro)